Buscar
  • Raul Lopez

¿Cómo organizarte para que tus alumnos tengan mejores calificaciones?

En esta ocasión hablaremos sobre un factor al que pocas veces prestamos atención y que si aprendemos a utilizarlo, podemos mejorar nuestro rendimiento y también el de nuestros alumnos: el reloj biológico.


Todos tenemos un reloj biológico que influye de manera muy importante en nuestra vida diaria. Este reloj se llama NSQ y es una parte del cerebro que regula la temperatura corporal, las hormonas y nos ayuda a dormir o despertar. Saber dominar correctamente este reloj es clave para lograr un buen rendimiento en nuestro día y puede aumentar drásticamente el éxito que tenemos.



Todos tenemos una curva de productividad en el día que inicia cuando nos despertamos y termina cuando nos dormimos. Esta curva tienen una forma similar a esta:

Como podemos observar esta gráfica depende de la hora en la que nos levantamos y nos dormimos, por lo tanto es diferente para cada persona. El científico Till Roenneberg se ha dedicado a estudiar este reloj biológico e hizo un modelo para clasificar a las personas en 3 tipos según su reloj interno. Estas categorías son:


1) Alondras: Son el tipo de personas que se levantan muy temprano y se duermen temprano. Típicamente alcanzan la mitad de su sueño entre las 0 am y las 3 am.


2) Colibríes: La mayoría de las personas entramos en esta categoría, alcanzamos el punto medio de nuestro sueño entre las 3 am y las 5 am.


3) Búhos: Son el tipo de personas que prefieren trabajar de noche y duermen de día. Típicamente alcanzan el punto medio de su sueño después de las 5 am.


Es importante decir que conforme va pasando el tiempo vamos cambiando de categoría. La mayoría de los niños pequeños son alondras, por eso es muy común que nuestros hijos o hermanos pequeños se levanten muy temprano. Sin embargo conforme vamos creciendo se transforman en búhos y por eso la mayoría de los adolescentes se levantan tarde. Una vez llegada la edad adulta nos transformamos en colibríes y al envejecer volvemos a ser alondras.



Una vez que conocemos que tipo somos y nuestra curva, el autor Dan Pink en su libro ¿Cuándo? nos ofrece una serie de tips o hacks para poder organizarmos mejor en nuestro día.


Según dan Pink las tareas demasiado analíticas es mucho mejor programarlas cuando están en la parte alta de su curva, por las mañanas para los colibríes y las alondras, al final de la tarde o por las noches para los búhos. Por lo tanto si tienes un grupo de alumnos jóvenes programa las materias como matemáticas por las mañanas y si tienes un grupo de adolescentes es mejor programarlas lo más tarde posible.


Sin embargo las tareas que requieren de creatividad o pensar fuera de la caja, son mejores programarlas en los valles de la curva, es decir en la tarde o noche para las alondras y colibríes, por las mañanas para los búhos. Esto se debe a la paradoja de la inspiración. Esta paradoja dice que somos más creativos en los momentos de crisis, cansancio o en la que los sentidos están menos alerta. Es por eso que a veces cuando estamos cansados y queremos dormir es cuando se nos ocurren más ideas.


Puedes usar estos tips para programar las clases de tus alumnos y también para organizar tu día. Ahora ya sabes en qué momento es mejor calificar ciertas materias o realizar ciertos tipos de actividades para que aumentes tu productividad y reduzcas el riesgo de equivocarte.


16 vistas

 contacto@proffescool.com

+52 33 3464 5743 

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter

©2023 by ProffEscool. Proudly created with Wix.com

Proff Escool, la comunidad con los mejores profes de habla hispana.