Buscar
  • Abraham Mariscal Romero

Impacto de la pandemia en la educación.

Hace unos años existía el recurso web por excelencia y favorito de los maestros, llamado "Encarta". Era una enciclopedia bastante completa e interesante creada por Microsoft. En ella podías encontrar una gran variedad de temas de interés general y muy relacionados a lo que enseñaban las escuelas, incluso, contaba con algunas actividades interactivas y gamificadas.

Los alumnos estaban fascinados porque sus profesores utilizaban este recurso, como alumno era un premio poder llevar tu cuaderno a la sala de computo e investigar, interactuar y descubrir cierto tema.

No todo era color de rosas, los profesores tenían cierto temor a utilizarla, era algo completamente nuevo que se salía de los esquemas de la "realidad". Sin embargo los alumnos tenían hambre y curiosidad por dominarla y descubrirla.

Los mismo sucedió en los años 90's y principios de los años 2,000, donde el internet comenzó a tener un enfoque y uso académico. Fue de lo más increíble que pudiera pasar, algo que las mentes no podían comprender, por eso había renuencia, miedo, negatividad y se criticaban los posibles efectos negativos que esto traería. Sin embargo había deseo por parte de profesores y alumnos, deseo de tener de aliado al internet para crear una nueva educación e innovar en las prácticas de enseñanza y de estudio.


Esto sigue sucediendo hoy en día con los cambios que ha traído la pandemia y las nuevas formas en cómo se está constituyendo la educación.

Muchas instituciones tienen condiciones diferentes, sin embargo no debemos de caer en el dicho de que "cada escuela tiene realidades diferentes". La realidad es que el problema está, lo estamos viviendo (pandemia), pero también la realidad es conocer y analizar de qué forma estamos enfrentándolo y, esto tiene que ver con cuánta creatividad, apertura, disposición, trabajo en equipo, pensamiento de innovación y responsabilidad estamos invirtiendo para minimizar el impacto negativo que está trayendo dicha situación, y a su vez, para alcanzar beneficios, progreso y desarrollo de mejores prácticas y, obviamente como primer lugar un impacto positivo en la vida de nuestros alumnos, incluyendo a sus familias, consecuentemente, un buen posicionamiento de nuestro centro escolar, donde los padres nos vean como los mejores aliados en la educación de sus hijos, ya que ellos son los primeros.


Siguiendo hablando de la "realidad", lo que sí es realidad es; ¿Qué cosas se dejaron de hacer? o ¿Qué cosas nunca se hicieron?, lo cual hace que hoy en día se estén pagando los platos rotos. Ejemplo 1: Si nunca involucraste a los padres de familia en las actividades, proyectos y prácticas educativas de sus hijos, claramente hoy no van a creer en ti y en tus nuevas formas de educar ante la pandemia. Ejemplos 2: Si nunca fue tu prioridad provocar sentido de pertenencia en tus alumnos, que amaran tu clases y más aún, no fomentaste autonomía en tu quehacer educativo, ellos rechazarán tus enseñanzas porque serán mas por obligación que por gusto. En las clases virtuales es necesario que los alumnos encuentren sentido a lo que están haciendo.

Y entonces... ¿Qué pasará? Respuesta:

  • Los efectos serán más catastróficos.

  • No habrá trabajo colegiado.

  • Habrá trabajo innecesario y estresante.

  • No disfrutarás tu trabajo.

  • Crearas barreras mentales para pensar en el futuro.

  • Las culpas y responsabilidades caerán en alguien más.

  • Los alumnos no verán como prioridad la educación.

  • Alguien más tomará las decisiones por ti.

  • Creerás que no hay nada bueno, ni positivo en esto.

  • No afrontarás la enseñanza virtual, a distancia y sistema hibrido de la mejor forma.

Tomando como referente el último punto del listado anterior; si seguimos esa línea de acción ante lo que acontece en este momento el impacto claramente será caótico y negativo. Recordemos que estamos tratando con vidas, no es cualquier cosa. Como docentes tenemos demasiado peso en las vidas de nuestros alumnos, de tal magnitud que podemos truncar su vida estudiantil o la podemos potenciar, lo cual tendrá efectos en su vida personal, sus decisiones y en lo que se convertirán profesionalmente.

Analizando este panorama gris y obscuro, mencionaré 5 repercusiones que se estiman que tendrán, ¡ojo! no la educación, viéndolo como algo técnico y de formas, sino, en las personas (mente, cuerpo, emociones, sueños) involucradas en el ámbito educativo. Y te voy a pedir que no las leamos sin pensar también en ¿Cómo podemos prevenir estas repercusiones? o ¿Cómo podemos afrontar y atacar estas repercusiones? Espero le des más peso al prevenir.

  1. Los alumnos pequeños hoy en día tienen un apego anormal y más intenso a sus padres que podrá afectar en un futuro. La tarea del profesor en este aspecto puede ser fundamental, ya que debe de guiar a los padres de familia en cómo manejar este tema, por ejemplo; si el peque regresa al salón de clases, que sea de forma gradual y con andamios. En esa misma situación el profesor puede invertir tiempo en actividades relacionadas a la confianza, retos y superación, con el fin de encontrar estabilidad en los alumnos.

  2. Brecha y rezago educativo por no darse una atención personalizada, que recae y se manifiesta en la falta de autoconocimiento, seguridad y confianza ante los retos de la vida. Sin darnos cuenta muchas veces el profesor brinda esto.

  3. Si anteriormente existía, ahora habrá un crecimiento de la desigualdad de atención de derechos de los niños y jóvenes en relación a la educación y su acceso. Como profesores debemos de ser muy críticos y educar en base a las necesidades que requieren ser solventadas dentro del contexto de los alumnos, mientras más recursos les bridemos mejor preparados estarán.

  4. Contenido y currícula no alineada con lo logrado, con lo pausado y con lo no alcanzado en el ciclo escolar, ya que cada alumno estará en un escalón diferente y con dominios de temas y habilidades diferentes. Es por eso que como profesores tomemos en cuenta esto, prioricemos lo que no puede faltar y que será necesario para el futuro. Por otro lado, ¡DIRECTORES Y COORDINADORES! dejar que la plantilla docente desarrolle, planee, dosifique y establezca el orden prioritario de los temas, habilidades y experiencias a alcanzar.

  5. Los desequilibrios afectivos y en las rutinas (hábitos), están teniendo efectos en el presente y serán un reflejo en el futuro. El encierro ha fomentado que los alumnos tomen y abracen otros "referentes" e "ideales" para sus vidas, los cuales los encuentran fácilmente en internet. A su vez, el impacto penetra en las emociones de ellos, en su autoconocimiento y su autoestima, haciendo que carezcan de carácter, de decisiones que les favorezcan y criterio propio entre lo bueno y lo malo. Es necesario que los profesores tomemos como prioridad este tema y desarrollemos programas para que nuestras clases y enseñanzas estén cargadas con algo de fortalecimiento del carácter. Conozcamos los procesos madurativos de nuestros alumnos de acuerdo a su edad y tendremos noción de qué necesitan afectivamente.


El objetivo de esto no es casarnos con lo negativo y con los efectos nocivos que está teniendo la pandemia y que están afectando la educación, sino en el: ¿Qué más puedo hacer?, ya sé que esto no depende 100% de mí pero... ¿Qué puedo aportar? ¿Cuál será mi primer paso?.


Así como se mencionaron diversos ejemplos negativos que pueden suceder en un futuro, claro que también hay y muchos ejemplos positivos en los que se ha encontrado la luz con primeros avances favorables, con dejar ir el miedo y con bases sólidas que se trabajaron en conjunto. Al hacer bien esto los efectos positivos futuros estarán presentes y latentes. Otro reto es aprender a medirlos.

Enrique Rojas expresa que "La felicidad no depende de la realidad, sino de la interpretación que hacemos de esta". Cuesta mucho esfuerzo cognitivo comprender esto, sin embargo en nuestro trabajo como docentes buscamos ser felices, disfrutarlo. La mayor parte depende de nosotros, por eso son muy importantes los primeros logros y en cómo nos vamos percibiendo, así lo expresa Marian Rojas, licenciada en Medicina, Cirugía, y especialista en Psiquiatría "Con tan solo pequeños pasos, el estado de animo se activa y, cuando esto ocurre, mi interpretación de la realidad es mejor. Porque, como sabemos, la felicidad es claramente subjetiva y depende cómo interpreto mi realidad y esa interpretación depende de cómo se encuentre mi estado de ánimo".

Seguimos en contacto estimados ProffesCool.

50 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo